Contactos analíticos:
Lisa M. Schineller, PhD, Nueva York 1 (212) 438-7352; lisa.schineller@standardandpoors.com
Sebastián Briozzo, México 52 (55) 5081-4524; sebastian.briozzo@standardandpoors.com
Roberto H Sifon-Arevalo, Nueva York 1 (212) 438-7358; roberto.sifon-arevalo@standardandpoors.com

Resumen
  • Brasil enfrenta circunstancias políticas y económicas desafiantes a pesar de la significativa corrección de sus políticas durante el segundo mandato de la Presidenta Dilma Rousseff.
  • El número de investigaciones por corrupción a ciertos políticos y empresas pesa cada vez más sobre la perspectiva económica y fiscal de Brasil, lo que pone en riesgo una eficiente implementación de políticas, particularmente en el Congreso.
  • Revisamos a negativa nuestra perspectiva para las calificaciones soberanas en moneda extranjera de Brasil, con el fin de reflejar una probabilidad mayor a una en tres de que la corrección de sus políticas enfrentará un mayor retraso, dada la dinámica política cambiante, y que regresar a una trayectoria de crecimiento más firme tomará más tiempo de lo esperado.
  • Confirmamos nuestra calificación soberana de largo plazo en moneda extranjera de ‘BBB-’ y nuestra calificación soberana de largo plazo en moneda local de ‘BBB+’ de Brasil.


Acción de Calificación
Nueva York, 28 de julio de 2015.- Standard & Poor's Ratings Services revisó a negativa la perspectiva para su calificación soberana en moneda extranjera de República Federativa de Brasil. Al mismo tiempo, confirmó su calificación soberana de largo plazo en moneda extranjera de 'BBB-' y su calificación soberana de largo plazo en moneda local a 'BBB+', así como sus calificaciones soberanas de corto plazo en moneda extranjera de ‘A-3’ y en moneda local de ‘A-2’ del país. La evaluación de transferencia y convertibilidad (T&C) de ‘BBB+’ se mantiene sin cambio. Asimismo, confirmamos la calificación de largo plazo en escala nacional de ‘brAAA’ y la perspectiva para esta calificación se mantiene estable.

Fundamento
Consideramos que, desde el 23 de marzo de 2015, cuando confirmamos las calificaciones de Brasil, los riesgos a la baja se han incrementado. Revisamos la perspectiva a negativa porque, a pesar de los importantes cambios a las políticas, los cuales ya están en marcha y cuentan con el respaldo de la presidenta, los riesgos de ejecución de estos han aumentado. En nuestra opinión, dichos riesgos derivan tanto del frente político como del económico.

Nuestra calificación de Brasil refleja sus instituciones políticas y su amplio compromiso de políticas para mantener la estabilidad económica. En nuestra opinión, las investigaciones en curso por corrupción contra personas y compañías de alto perfil —tanto en el sector privado como en el público y sin distinguir partidos políticos— han derivado en una mayor incertidumbre política en el corto plazo. Estas investigaciones que son independientes y han resultado en procesos legales por prácticas de corrupción, son evidencia del marco institucional de Brasil, que contrasta con el de otras economías emergentes. En el corto plazo, consideramos una menor cohesión política en el Congreso como un riesgo importante, que podría resultar en políticas ineficientes. La tensa dinámica de la coalición entre el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) había disminuido bajo la coordinación política del Vicepresidente Michel Temer, en nuestra opinión, ha resurgido. Esto genera que las expectativas de apoyo en el Congreso para aprobar las medidas de ajuste fiscal necesarias sean un tanto menos consistentes, e incluso se hayan diluido, en comparación con lo que habíamos observado y esperado a principios del año. Aunado a esto, el índice de aprobación de la Presidenta Rousseff y su gobierno ha disminuido a menos de 10%. La posibilidad de un proceso de destitución contra la presidenta –situación que nuestro escenario base no considera – refleja los desafíos que enfrenta la mandataria para obtener apoyo consistente para la corrección de las políticas y la recuperación de la economía.

Consideramos que la debilidad económica plantea un riesgo de ejecución adicional, y esperamos que la contracción del PIB real sea más profunda y prolongada. Estimamos una contracción de 2% este año, seguida de la ausencia de crecimiento en 2016, antes de regresar a un modesto crecimiento en 2017. Aunado a un PIB per cápita de US$9,200, las expectativas de crecimiento de Brasil están, en nuestra opinión, por debajo de las de sus pares. El importante cambio en la política económica, que indica el retorno a políticas macroeconómicas más consistentes y sólidas, tendría un efecto de contracción en el corto plazo, pero deberán fortalecer los cimientos para el crecimiento en el mediano plazo. El gobierno está diseñando un ajuste fiscal —tanto presupuestal como no presupuestal— y eliminando diversas distorsiones económicas, incluyendo los controles de precios. Para contener la inflación y sus expectativas, el banco central emprendió otro ciclo restrictivo. Además, ha moderado su intervención en el mercado en moneda extranjera (mediante una reducción de la oferta de dólares a través de su programa de SWAPs denominados en reales), lo que facilita la depreciación del real brasileño. El gobierno ha renovado su énfasis en la participación del sector privado en proyectos de infraestructura, para fortalecer las expectativas de crecimiento en el mediano plazo.

En nuestra opinión, estas acciones positivas no han podido hasta el momento mejorar la confianza del sector privado, que ha caído en los últimos años como consecuencia de decisiones en la política económica, y que actualmente continúa renuente debido a las incertidumbres y los efectos indirectos de las investigaciones por corrupción. Por lo tanto, Brasil está más lejos de volver a un crecimiento positivo, hasta que algunas de las incertidumbres políticas se esclarezcan. Aunque no sería inmediato, seguimos esperando que la confianza del sector privado aumente, como consecuencia de una mejor ejecución de las políticas macroeconómicas y los efectos retardados de la depreciación del tipo de cambio del real. En nuestra opinión, los bajos niveles de inversión subrayan la importancia de formular una agenda de reformas microeconómicas para mejorar la competitividad, lo que podría fortalecer el crecimiento en el mediano plazo.

La trayectoria económica más débil está teniendo un impacto mayor que el anticipado en la posición fiscal de Brasil, y explica el reciente ajuste a la baja de los objetivos fiscales primarios oficiales (antes de intereses). En nuestra opinión, estos objetivos fiscales más bajos no reflejan un menor compromiso con la corrección de las políticas. Al ser más realistas, los objetivos resaltan los desafíos de ingresos persistentemente más bajos debido a la contracción económica y de altos gastos no discrecionales. Pareciera que el Ministerio de Finanzas tiene una menor capacidad para compensar menores ingresos a través de recortes al gasto discrecional, que es una medida característica de Brasil cuando existe consenso político. Además, las revisiones en los objetivos consideran una mayor presión para la transparencia fiscal oportuna por parte del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU).

Esperamos que el déficit del gobierno general se incremente a 7.5% del PIB desde 6.1% en 2014 y que gradualmente tienda a 5.2% hacia 2017. Esto resulta de objetivos de superávits primarios más bajos (0.15%, 0.7%, 1.3% y 2.0% para 2015, 2016, 2017 y 2018, respectivamente) aunado a una carga de intereses más alta y que disminuye lentamente (dadas las tasas de interés más altas y el impacto de un real más débil en los SWAPS). El cambio ligeramente más elevado en la deuda del gobierno general en términos de PIB vis-à-vis el déficit incorpora algunas fluctuaciones en las operaciones de recompra del banco central y el fin de gastos no presupuestados (“below the line”).

Esperamos que la deuda del gobierno general neta de activos líquidos (sin incluir las reservas internacionales) se incremente a 53% del PIB este año desde 47% en 2014, y que promedie 58% del PIB en 2016-2017. También esperamos que los intereses en relación con sus ingresos se incrementen por arriba de 20% en 2015 desde 15% el año pasado y que se moderen poco a poco dada la depreciación del real brasileño y las tasas de interés más altas. Evaluamos los pasivos contingentes del sector financiero y de todas las empresas públicas no financieras brasileñas como ‘limitados’, de acuerdo con nuestros criterios de calificación.

Esperamos que la vulnerabilidad externa de Brasil se incremente ligeramente durante los próximos años. No esperamos que la inversión extranjera directa (IED) cubra por completo el déficit de la cuenta corriente de Brasil, estimado alrededor de 4% del PIB en 2015-2017. Estimamos que la deuda externa neta en sentido estricto promedie 44% de los ingresos de la cuenta corriente de 2015-2017. Nuestras estimaciones de la deuda externa se calculan sobre una base de residencia. Estas incluyen las tenencias de no residentes de deuda del gobierno emitida localmente y denominada en reales brasileños, estimadas en torno a US$153,000 millones (55% de los ingresos de la cuenta corriente) en 2014. En lo que va de 2015, esta deuda se ha incrementado en reales, aunque debido a su depreciación, el monto expresado en dólares se mantiene estable. Nuestro cálculo no incluye la deuda de Petrobras de aproximadamente 29% de los ingresos de la cuenta corriente colocada en el extranjero y transferida en forma de IED a la oficina central. Sin embargo, a pesar del déficit en la cuenta corriente más alto, Brasil tiene necesidades de financiamiento externo bajas en comparación con algunos de sus pares, debido en gran parte a su alto nivel de reservas internacionales.

La calificación en moneda local de Brasil es más alta que su calificación en moneda extranjera, reflejando la credibilidad de su política monetaria, su régimen de tipo de cambio flotante y la profundidad de sus mercados de capitales.

Perspectiva
La perspectiva negativa refleja nuestra opinión de que existe una probabilidad mayor a una en tres de que la desafiante corrección en marcha de las políticas enfrente un mayor retraso dada la dinámica política cambiante y que regresar a una trayectoria de crecimiento más firme tome más tiempo, a pesar de los continuos esfuerzos del equipo económico del gobierno.

Podríamos bajar las calificaciones en caso de un mayor deterioro de los indicadores fiscales y externos de Brasil, derivado de lo que podríamos considerar como un retroceso respecto a su compromiso con sus actuales políticas correctivas. Durante el siguiente año, la falta de progreso en los ajustes fiscales (presupuestales y no presupuestales) y otros en ajustes de políticas, podría dar como resultado un deterioro mayor a lo esperado en el perfil financiero del país y erosionar aún más la confianza y las expectativas de crecimiento, lo que podría provocar una baja de la calificación.

Las calificaciones de Brasil se podrían estabilizar si las certidumbres políticas y las condiciones para una ejecución consistente de las políticas—que incluya todos los poderes del gobierno para contener el deterioro fiscal—mejoran. Opinamos que estas mejoras respaldarían un cambio más rápido y podrían ayudar a Brasil a salir de la actual recesión, lo que facilitaría un mejor resultado fiscal y proporcionaría mayor margen de maniobra ante shocks económicos, consistentes con una calificación de grado de inversión baja.

Estadísticas clave

Tabla 1
Brasil—Algunos indicadores
  2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015e 2016p 2017p 2018p
PIB nominal (miles de millones de US$) 1,694 1,665 2,209 2,615 2,412 2,392 2,346 1,889 1,852 1,814 1,908
PIB per cápita (US$) 8,847 8,600 11,301 13,248 12,106 11,899 11,568 9,242 8,990 8,733 9,114
Crecimiento del PIB real (%) 5.0 (0.2) 7.6 3.9 1.8 2.7 0.1 (2.0) 0.0 1.5 3.5
Crecimiento del PIB real per cápita (%) 3.9 (1.3) 6.5 2.9 0.8 1.8 (0.7) (2.8) (0.8) 0.7 2.7
Cambio en la deuda del gobierno general/PIB (%) 6.4 7.0 1.0 5.3 7.2 3.2 9.1 8.9 8.1 6.0 3.5
Balance del gobierno general/PIB (%) (2.3) (3.2) (2.4) (2.5) (2.2) (3.0) (6.1) (7.5) (6.8) (5.2) (3.5)
Deuda del gobierno general / PIB (%) 56.0 59.3 51.8 51.3 54.8 53.3 58.9 64.3 68 69 67.4
Deuda neta del gobierno general / PIB (%) 46.6 45.9 40.1 39.2 40.3 39.2 46.7 52.8 57.3 59.1 58.2
Gastos de intereses del gobierno general / ingresos (%) 15.0 14.0 12.6 14.2 12.0 12.5 15.1 22.1 21.6 18.0 14.9
Otros activos de instituciones depositarias dentro del sector residente no gubernamental / PIB (%) 39.9 43.6 44.8 47.5 51.5 53.9 56.2 56.2 57.7 59.3 60.9
Crecimiento del IPC (%) 5.7 4.9 5.0 6.6 5.4 6.2 6.3 8.4 7.2 6.5 4.5
Necesidades de financiamiento externo bruto / ingresos de la cuenta corriente más reservas utilizables (%) 79.3 72.7 71.5 75.6 66.0 70.1 71.8 74.1 70.6 66.8 66.1
Balance de la cuenta corriente / PIB (%) (1.7) (1.5) (2.1) (2.0) (2.2) (3.4) (4.5) (4.3) (3.9) (3.5) (3.2)
Balanza de la cuenta corriente / Ingresos de la cuenta corriente (%) (11.5) (12.5) (19.2) (16.9) (18.2) (27.3) (37.2) (33.5) (28.3) (22.7) (20.4)
Deuda externa neta en sentido estricto / Ingresos de la cuenta corriente (%) (0.8) (11.9) 6.8 (2.3) (7.1) 1.7 29.0 41.2 45.0 44.8 41.2
Pasivos externos netos / Ingresos de la cuenta corriente (%) 98.8 287.8 368.9 261.5 266.6 250.7 274.9 322.6 313.3 299.6 287.7
Nota - Otras instituciones depositarias son las corporaciones financieras (excluyendo el banco central), cuyos pasivos se incluyen en la definición nacional de masa monetaria. Las necesidades de financiamiento externo bruto se definen como los pagos de la cuenta corriente más la deuda externa de corto plazo al cierre del año más los depósitos de no residentes al cierre del año anterior más la deuda externa de largo plazo que vence dentro del año. La deuda externa neta en sentido estricto se define como el saldo de los financiamientos de los sectores público y privado en moneda local y extranjera de no residentes menos las reservas oficiales menos los activos líquidos del sector público en manos de no residentes menos los créditos del sector financieros, depósitos con, o inversiones en entidades no residentes. Una cifra negativa indica el financiamiento externo neto. Los datos e índices mostrados en esta tabla son resultado de las propias estimaciones de Standard & Poor’s, con base en fuentes nacionales e internacionales, y reflejan la opinión independiente de Standard & Poor’s sobre su oportunidad, cobertura, fiabilidad, credibilidad y uso de la información disponible.
IPC – Índice de Precios al Consumidor. E—Estimado. P—Proyección.



Resumen de las calificaciones

Tabla 2
Guatemala—Resumen de las calificaciones
Principales factores de calificación
Evaluación institucional: Neutral
Evaluación económica: Debilidad
Evaluación externa: Neutral
Evaluación fiscal: Flexibilidad y desempeño: Debilidad
Evaluación fiscal: deuda: Debilidad Debilidad
Evaluación monetaria: Neutral Neutral
El análisis de Standard & Poor's de la calidad crediticia de un soberano inicia con su evaluación y asignación de puntuaciones de cinco factores clave de calificación: (i) efectividad institucional y de gobierno; (ii) estructura económica y perspectivas de crecimiento; (iii) liquidez externa y posición externa de inversiones; (iv) promedio de deuda del gobierno y desempeño y flexibilidad fiscal, y (v) flexibilidad monetaria. Cada factor recibe una evaluación en una escala numérica que va de ‘1’ (el más fuerte) a ‘6’ (el más débil). La puntuación fiscal es el promedio de la clasificación de desempeño y flexibilidad fiscal y de la clasificación de nivel de deuda soberana. Sección V. B. del artículo de criterios "Metodología y supuestos para calificar Gobiernos Soberanos", (24 de junio de 2013) resume cómo se combinan los distintos factores para determinar la calificación en moneda extranjera, mientras que la sección V. C. detalla cómo se han obtenido las puntuaciones. Este resumen de calificación resume si consideramos que los factores individuales de calificación que figuran en nuestra metodología constituyen una fortaleza o una debilidad para el perfil crediticio soberano, o si consideramos neutrales. Los conceptos de "fortaleza", "neutral" o "debilidad" son absolutos y no en relación con los soberanos en una categoría dada. Por lo tanto, los soberanos con calificación alta suelen mostrar más fortalezas, los soberanos con calificación baja, más debilidades. De acuerdo con la metodología de Standard & Poor’s para calificar soberanos, un cambio en la puntuación de los factores antes mencionados no llevan en todos los casos a un cambio en la calificación, tampoco un cambio en la calificación indica necesariamente los cambios en una o más de las puntuaciones.



Criterios y Artículos Relacionados
Criterios



Artículos Relacionados

De acuerdo con nuestras políticas y procedimientos aplicables, el Comité de Calificación fue integrado por analistas calificados para votar en él, con experiencia suficiente para transmitir el nivel adecuado de conocimientos y comprensión de la metodología aplicable (vea la sección de “Criterios y Análisis Relacionados”). Al inicio del Comité, su presidente confirmó que la información proporcionada al Comité de Calificación por el analista principal había sido distribuida de manera oportuna y suficiente para que los miembros tomaran una decisión informada.

Después de que el analista principal presentó los puntos relevantes iniciales y explicó la recomendación, el Comité analizó los factores fundamentales de calificación y los aspectos clave, de conformidad con los criterios aplicables. Los factores de riesgo cualitativos y cuantitativos fueron considerados y analizados, tomando en cuenta el historial y las proyecciones. El presidente del Comité se aseguró de que cada miembro votante tuviera la oportunidad de expresar su opinión. El presidente o su persona designada al efecto revisó el reporte para garantizar que este coincidiera con la decisión del Comité. Las opiniones y la decisión del Comité de Calificación se resumen en los fundamentos y perspectiva indicados arriba.

El comité acordó que no cambió ningún factor de calificación.

El presidente del Comité se aseguró de que cada miembro votante tuviera la oportunidad de expresar su opinión. El presidente o su persona designada al efecto, revisó el reporte para garantizar que este coincidiera con la decisión del Comité. Las opiniones y la decisión del Comité de Calificación se resumen en los fundamentos y perspectiva indicados arriba. La ponderación de todos los factores de la calificación se describe en la metodología utilizada para esta acción de calificación (vea "Criterios y Análisis Relacionados”).