Contactos analíticos
Richard Francis, Nueva York (1) 212-438-7348, richard_francis@standardandpoors.com
Olga Kalinina, CFA, Nueva York (1) 212-438-7350; olga_kalinina@standardandpoors.com


Resumen
Acción de Calificación
Fundamento
Perspectiva
Criterios y Análisis Relacionados

Resumen
  • En nuestra opinión, el impacto del rápido juicio político y destitución del expresidente paraguayo Fernando Lugo, en junio de 2012, ha sido limitado y así continuará.
  • Confirmamos nuestras calificaciones soberanas de largo y corto plazo de ‘BB-’ y ‘B’, respectivamente de la República de Paraguay.
  • Estamos retirando nuestras calificaciones de la República de Paraguay del listado de Revisión Especial (CreditWatch) con implicaciones negativas.
  • La perspectiva estable pondera la estrecha economía del país y sus necesidades sustanciales de infraestructura contra los cada vez mejores fundamentos fiscales y el bajo nivel de deuda.


Acción de Calificación
Nueva York, 29 de agosto de 2012.- Standard & Poor’s Ratings Services confirmó hoy sus calificaciones soberanas de largo plazo de ‘BB-’ y de corto plazo de ‘B’ de la República de Paraguay, y las retiró de su listado de Revisión Especial (CreditWatch) donde las colocó con implicaciones negativas el 25 de junio de 2012. La perspectiva es estable.

Fundamento
Retiramos las calificaciones de nuestro listado de Revisión Especial debido a que, en nuestra opinión, el rápido juicio político y destitución del expresidente Fernando Lugo llevado a cabo el 22 de junio de 2012 y la suspensión subsiguiente de Paraguay de las asociaciones políticas y de libre comercio de Sudamérica, UNASUR y MERCOSUR, han tenido —y probablemente continúen teniendo— un impacto limitado en la economía paraguaya. Esperamos que Paraguay sea reincorporado en estas organizaciones tras la elección presidencial de abril de 2013. Asimismo, la Organización de los Estados Americanos (OEA) no impuso sanciones económicas al país tras la votación realizada el 22 de agosto de 2012. Además, esperamos que la economía repunte de manera importante en 2013 con una cosecha abundante de soja, impulsada por el término de la sequía local y los precios máximos récord de la soja.

Consideramos que el gobierno tiene margen de maniobra para cubrir sus requerimientos de financiamiento proyectados para 2012 y 2013 de 2.1% del PIB y 1% del PIB, respectivamente, a través de una combinación de emisión de deuda local y el uso de depósitos del gobierno general que suman más de 10% del PIB. El gobierno también tiene capacidad para reducir gastos, en caso necesario si el financiamiento se torna problemático. Aunque esperamos que el financiamiento externo baje, los déficits proyectados en cuenta corriente de US$529 millones en 2012 y US$209 millones en 2013 pueden financiarse parcialmente con las reservas internacionales del país, que totalizan US$4,800 millones, en caso necesario.

Nuestras calificaciones de Paraguay reflejan su sólida posición fiscal, bajo nivel de deuda y mejores indicadores externos. Esperamos que el gobierno central presente un déficit fiscal de un 1% del PIB en 2012 tras ejecutar superávits desde 2004. Sin embargo, esperamos que el gobierno central alcance nuevamente un equilibrio presupuestario en 2013, apoyado por la introducción de un impuesto sobre la renta y de mayores ingresos provenientes del impuesto al valor agregado como consecuencia del repunte de la actividad económica. La posición fiscal ha derivado en una disminución constante de la carga de deuda general del gobierno, la cual esperamos que llegue a 14% del PIB (4% en términos netos) en 2012. Al mismo tiempo, los indicadores externos del país han continuado fortaleciéndose como resultado del sólido crecimiento de las exportaciones (excepto en 2009 y 2012) y las crecientes reservas internacionales, que actualmente cubren más de cinco meses de pagos de la cuenta corriente.

Las instituciones políticas débiles de Paraguay, su economía menos desarrollada, y su flexibilidad monetaria restringida limitan las calificaciones. A pesar de las mejoras en los fundamentos económicos del país, las calificaciones siguen limitadas por el difícil entorno político y la débil, aunque mejorando, capacidad institucional –como se destaca en áreas como manejo de deuda y supervisión financiera. Además, Paraguay tiene altos niveles de corrupción, como lo indica el Índice de Percepción de la Corrupción de 2011 de Transparencia Internacional, el cual mide la percepción de corrupción del sector público. Paraguay fue clasificado en la posición 154 de los 182 países que participan (siendo 1 el mejor y 182 el peor).

La flexibilidad monetaria está limitada por el alto, aunque en descenso, nivel de depósitos y créditos en el sector financiero denominados en dólares, así como por los persistentes déficits del banco central, que reflejan la cartera vencida de las entidades gubernamentales e instituciones financieras que contrajeron deuda en gran medida antes de la prohibición de estas prácticas en 1995. El congreso paraguayo aprobó en 2010 una ley que permite la recapitalización del banco central, pero aún no ha implementado este plan.

Además, la economía paraguaya depende en gran medida de la agricultura y del comercio internacional, lo que la expone a las fluctuaciones de los precios internacionales de las materias primas internacionales (commodities), a los ciclos climáticos y a las expectativas económicas de sus principales socios comerciales. El alto nivel de crecimiento del crédito interno, con un promedio superior al 30% en los últimos cinco años, representa un problema adicional. Esperamos que el crédito interno al PIB alcance 45% hacia el cierre de 2012 desde solo 20% en 2007.

Perspectiva
La perspectiva estable pondera la estrecha economía y las sustanciales necesidades de infraestructura contra los cada vez mejores fundamentos fiscales del gobierno y el bajo nivel de deuda. Podríamos subir las calificaciones si se ejecutan importantes proyectos de inversión, lo que impulsaría más las expectativas de crecimiento y los indicadores externos. Reformas adicionales en las áreas de gestión de la deuda, supervisión financiera y recapitalización del banco central, lo que sería una media precursora del establecimiento de metas inflacionarias, también mejorarían el panorama de las calificaciones. Por otro lado, un rápido crecimiento del crédito que deteriore la flexibilidad fiscal y externa o conduzca a problemas en el sector financiero, podría llevarnos a bajar la calificación. También podríamos considerar bajar las calificaciones si el aislamiento político y económico de Paraguay es más severo o si dura más de lo que actualmente esperamos.

Criterios y Análisis Relacionados