Contactos analíticos:
Richard Francis, Nueva York (1) 212-438-7348; richard_francis@standardandpoors.com
Joydeep Mukherji, Nueva York (1) 212-438-7351; joydeep_mukherji@standardandpoors.com


Resumen
  • Esperamos inversiones significativas en los sectores de minería, petróleo y gas, infraestructura y electricidad sigan respaldando las expectativas de crecimiento del PIB de Perú, así como sus exportaciones.
  • Revisamos la perspectiva de las calificaciones de Perú a positiva de estable.
  • Confirmamos nuestras calificaciones soberanas de largo y corto plazo en moneda extranjera de ‘BBB’ y de ‘A-2’, respectivamente, de Perú y nuestras calificaciones soberanas de largo y corto plazo en moneda local de ‘BBB+’ y ‘A-2’, respectivamente.
Acción de Calificación
Nueva York, 28 de agosto de 2012.- Standard & Poor’s Ratings Services hoy revisó su perspectiva de las calificaciones soberanas de República del Perú (Perú) a positiva de estable. Al mismo tiempo, confirmó sus calificaciones soberanas en moneda extranjera de largo plazo de ‘BBB’ y de corto plazo de ‘A-2’ y sus calificaciones en moneda local de largo plazo de ‘BBB+’ y de corto plazo de ‘A-2’ de Perú.

Fundamento
La perspectiva positiva refleja nuestra expectativa de que la fuerte inversión seguirá apuntalando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos años, lo que reforzará gradualmente los pilares macroeconómicos que respaldan la calificación de Perú. Las condiciones económicas en deterioro a nivel mundial pueden bajar la tasa de crecimiento del país hacia 5.5% en los próximos tres años, desde el promedio mostrado de más de 7% en los últimos cinco años. No obstante, esperamos que la inversión continúe impulsando el volumen de exportación, lo que atenuaría parcialmente la exposición del país a los precios de las materias primas internacionales (commodities).

A pesar de haber suspendido el proyecto minero más grande del país —el proyecto minero Conga en la región de Cajamarca— muchos otros proyectos grandes siguen avanzando. De hecho, si se completa la mayoría de los proyectos de inversión anunciados en el sector de minería de cobre, los volúmenes de exportación del cobre se triplicarían para 2016. Actualmente, el cobre representa cerca de una cuarta parte de las exportaciones de Perú. Aunque la mitad de las inversiones esperadas durante los próximos tres años serán en el sector minero, también esperamos otros proyectos grandes en infraestructura, petróleo y gas y electricidad. Es probable que estas inversiones apuntalen la diversificación económica y el crecimiento del empleo.

Las calificaciones de Perú reflejan nuestra expectativa de que la extensa continuidad de la política financiera y monetaria bajo el gobierno de Ollanta Humala respaldará la flexibilidad de las políticas económicas y el crecimiento. La administración de Humala ha enfatizado su objetivo de impulsar la inclusión social y ha diseñado planes para aumentar el gasto social y de infraestructura, así como aumentar los salarios del sector público. Sin embargo, el gobierno también ha señalado su intención de implementar gradualmente estas prioridades con un enfoque fiscal prudente vinculando los gastos con los ingresos más altos, provenientes en parte del sector minero. Por lo tanto, la deuda neta del gobierno general al PIB probablemente continuará bajando gradualmente en los próximos tres años hasta un 3% proyectado para el cierre de 2015, desde un 8% esperado al cierre de 2012.

Las instituciones políticas, aún en evolución y la significativa fragmentación económica, social y étnica siguen limitando las calificaciones. La vulnerabilidad monetaria del país también limita las calificaciones. Perú tiene una dolarización financiera importante (aunque a la baja), el 48% de los depósitos bancarios de los residentes estaban denominados en dólares (US$) a junio de 2012.

Perspectiva
La perspectiva positiva de Perú refleja las expectativas de un alza de las calificaciones soberanas en los próximos dos años si la mayor parte de las inversiones grandes anunciadas se completan, lo que apuntalaría las expectativas de crecimiento y los volúmenes de exportación más altos, lo que mitigaría una posible caída de los precios de los metales.

Por el contrario, consideraríamos revisar la perspectiva de las calificaciones a estable si las presiones políticas derivadas de una economía informal grande, una pobreza extensa y disparidades significativas en los ingresos desalientan el clima de inversión o derivan en la adopción de políticas económicas populistas que deterioraren los avances logrados en estabilidad macroeconómica durante la década pasada.

Criterios y Análisis relacionados